CARACTERIZACIÓN DE
FAUNA Y FLORA

El Parque Nacional Natural Farallones de Cali es el área protegida más importante del Valle del Cauca y es considerado un reservorio único de biodiversidad. Además de conectar a los Andes Occidentales con el Océano Pacífico, en sus ecosistemas nace el Río Pance, uno de los cuerpos de agua más valiosos de la región. El Río Pance, no solo es el principal espacio de recreación tradicional de los caleños, sino que abastece de agua limpia al municipio de Santiago de Cali  y alberga en su cuenca una biodiversidad representativa de los bosques montanos de esta zona del país.

Desafortunadamente, desde hace décadas existe una constante amenaza sobre esta misma cuenca, con fenómenos antrópicos como la tala, la ganadería, la minería ilegal, la urbanización creciente y el turismo no planificado. Estas actividades afectan directamente al río, a los ecosistemas que éste resguarda y, por ende, a los habitantes del sector que dependen de sus servicios ecosistémicos. Debido a estas constantes y crecientes amenazas y a la enorme importancia de los bosques andinos y sub-andinos de la cuenca, desde 1982 la Fundación Farallones ha realizado proyectos de restauración activa y pasiva que buscan restablecer estos ecosistemas degradados.

La Reserva Natural Bachué es un ejemplo especial  de estos esfuerzos de restauración y conservación. Bachué zona custodia más de 500 hectáreas de la cuenca alta del Río Pance, donde se logró transformar potreros ganaderos con árboles que podían ser contados con los dedos de una mano, en densos bosques montanos y sub-montanos secundarios. Hoy en día, tras esta recuperación de la cobertura vegetal, para poder conservar lo ganado y velar por el constante incremento de la salud de estos ecosistemas,  es necesario estudiar los elementos  que componen esta biodiversidad. 

Por esta razón, la Fundación Farallones, en vinculación con la carrera de Biología de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, su representante, la bióloga Sofía M. Alfonso Velasco, actualmente directora de investigaciones de la Fundación Farallones, y con el apoyo de Parques Nacionales Naturales de Colombia y del Departamento Administrativo De Gestión Medio Ambiente (DAGMA), se encuentra realizando un proyecto de caracterización de fauna y flora en estos territorios. A través de varias expediciones a diferentes zonas de la reserva, se busca averiguar qué especies de aves, mamíferos, reptiles, anfibios, mariposas, orquídeas y aráceas habitan actualmente en estos bosques restaurados. Con esta nueva información, se podrán 1) modificar las actividades ejecutadas en la reserva para disminuir su impacto sobre estas poblaciones, 2) ejecutar nuevas actividades tomando en cuenta las necesidades de estas especies y 3) plantear nuevas preguntas de investigación que permitan conocer más a fondo qué hacen y cómo viven estos organismos. Con esto, será más fácil conservar esta biodiversidad autóctona que nos concierne a todos.