Pance

Desde su poblamiento en las primeras décadas del siglo XX, el río Pance ha tenido una singular importancia para los habitantes de la ciudad a raíz de su oferta ambiental, en especial la relacionada con la recreación popular.

 

En la actualidad unas 35.000 personas visitan el río durante un fin de semana para el tradicional “paseo de olla” y baño en el río. De igual manera, su cauce siempre ha provisto de agua potable a los habitantes del Corregimiento que lleva su nombre y en la actualidad, ante el crecimiento de la población, ha pasado a ser una fuente estratégica de agua potable  para la zona sur de la ciudad de  Cali.

El primer paso dado por la Fundación Farallones en pro de la recuperación del caudal y de la calidad de las aguas del Río Pance, fue permitir la regeneración natural de los predios con los que contaba a la fecha de su constitución, así como de los antiguos potreros ganaderos de las fincas que con el tiempo fue adquiriendo en la zona. Un segundo paso fue la investigación de especies forestales nativas y el enriquecimiento florístico para la  restauración ecológica de estas tierras.
 
Un tercer paso fundamental ha sido el emprendimiento de campañas de educación, sensibilización y organización ambiental para los moradores de la zona y de Cali,  diseñados no sólo para entender la importancia de conservar la riqueza acuífera, mineral, florística, faunística y paisajística de la cuenca, sino en general, para despertar un cambio positivo en su relación con la naturaleza.

Es de esta manera que la Fundación Farallones ha logrado convertir casi la totalidad de la Cuenca Alta del Río Pance en bosques regenerados, conservados y protegidos de invasiones o actividades de explotación, los cuales incluyen zonas de conservación como: Hato Viejo, Filo de Hambre, Las Trochas, El Diamante, La Montañita, La Argentina,  El Desengaño, El Tabor, El Pato, Santa Elena, La Chorrera, Quebrada Oscura, Rincones, Brasilia, Bachué y La Castellana. En ellas se adecuaron senderos, se construyeron puentes seguros y resistentes, se marcaron puntos de referencia para la educación ambiental, y se reformaron antiguas viviendas campesinas, convirtiéndolas en centros de investigación ambiental que han aportado al conocimiento científico de la flora y fauna de la región.

 

Muchas de estas infraestructuras fueron destruidas como efecto del conflicto armado; actualmente la Fundación Farallones trabaja en la reconstrucción de las mismas. 

Executed Activities

Restoration

Identification of 50 different species considered  to be threatened, extinct or close to extinction around the Pance upper and middle river basins: Macoca (large variety of fig), cassava, (yolombo), arbutus tree and fruit, Cuban hardwood tree-(pava and paragua), purple myrtle, coral myrtle, guava myrtle, cedar, red cedar, regular oak, pure oak, cinchona tree, cinchona or Peruvian bark, (nervo de pata), giant lily or giant hemp, (corbon), (guaimaro), lily of the valley (huevo de gallo), a variety of achiote, (molinillo), (cariseco), (otobo), greasy cedar (cedro manteco), bocote, wild lulo tree, (red rocky caimo), (yellow rocky caimo), and Guacimilla among others.

Environmental

Education

There are numerous community leaders from the villages of Pance, Cabecera, San Francisco, El Peon, Banqueo and Ventiaderos, among others, who have been educated and trained in the following areas: Plant taxonomy, seed distinction, seed harvesting, management of forest tree nurseries, phenology, tree sowing for the purpose of diversification of plant succession, knowledge of mixt forests, patches of land, forest stands and dendroid-energetics, plant succession, and project formulation.

La Brigada Ambiental y los Ecoguías de Pance

Desde un comienzo, la Fundación ha trabajado con la comunidad del Corregimiento. En la década de los 90´s se creó la Brigada Ambiental de Pance, organización de base que marcó un hito al reflexionar su ecosistema y preguntarse sobre la relación entre el río y el caleño que lo ha convertido en su espacio favorito para la recreación.

De la Brigada surgió el grupo de Ecoguías de Pance, uno de los primeros en la región, conformado por jóvenes que se formaron como tales en procesos de educación informal con altos estándares de calidad, en torno a la dinámica ecológica de la selva andina, con énfasis en restauración ecológica con especies amenazadas, lo que posteriormente les permitió dinamizar el programa nacional de Herederos del planeta… hoy en día trabajan en instituciones del sector ambiental y de desarrollo social.

Environmental Education and

Research Centre Hato Viejo:  

The former research site in the cattle ranch of Hato Viejo was rebuilt in the late 80s to lodge new researchers who wanted to explore and understand the dynamics of the Andean rainforest. Some of the first botanical scientific explorations to the highest peaks of the West Mountain Range, located precisely in the Cali Farallones Cliffs at 4,100 meters above sea level, were done in this research station.

Unfortunately, in 2002 this centre was burned to the ground, due to acts of violence marking that time in history of the region and oppressing it through those years, as armed conflict between the Colombian Armed Forces against the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) and the National Liberation Army (ELN) intensified. The Environmental Education and Research Centre in Hato Viejo was later restored. Nowadays, it stands as one of the locations of the Farallones Foundation Research Centre.

 
 

Principales proyectos ejecutados por la Fundación Farallones

Télefono: + (572)  5162866  |   Dirección: Km. 1.5 Vía Río Claro - Jamundí Valle del Cauca, Colombia